“And don’t be too sad, I went through some rough ones as well, one on this court last year, and I came back and won.”

- Roger Federer (a Andy Roddick después de vencerle)

La palabra aquí es condescendiente. ¿Se puede ser más desconsiderado en un momento como ese? Supongo que no, o que al menos es difícil.

Uno pensaría que después del pasado febrero habría aprendido algo sobre empatía por adversario y saber ganar con clase. Una vez más uno pensaría erroneamente.


“Creo que soy más hombre ahora que en los últimos años”. “Ya no me asusta el quinto set, puedo manejar la presión, más que nunca tuve que mostrar mi espíritu de lucha (en Roland Garros), y eso está bien porque antes todo el mundo estaba acostumbrado a dominar con mayor autoridad.”

- Roger Federer

Parece ser que su mente ha bloqueado convenientemente una cosilla que pasó allá por febrero, allá por Australia.  La mente humana es fascinante.

*~*~*~*

“Creo que soy el primer candidato”. “Una vez llego a Londres, sólo tardo un par de horas en sentirme como en casa. Sin faltar al respeto a otros rivales, siento que poseo el juego, la concentración y la experiencia para ganar Wimbledon muchas más veces.”

- Roger Federer

Después de ese derroche de caballerosidad y humildad que nos brinda el maestro de la raqueta, no queda nada que añadir que esté a la altura.

(fuente)


“What I want to say with the crowd at the end, they ‑‑ I had a standing ovation at the end, and that’s very moving each time. I have a feeling I’m the grand favorite here in Paris, and that’s very nice.”
- Roger Federer

Por supuesto, ¿quién si no iba a ser el favorito para el público? ¿algún francés? de ninguna manera. Solo tienen ojos para ti.

(fuente)




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.